Parte III

Para terminar con la línea de los post anteriores y la temática reducir el estrés (Parte I y Parte II), te dejamos tres herramientas más para que sigas practicando y trayendo más serenidad, bienestar y salud a tu día a día.

Limita tu tiempo con personas estresantes

¿Quién en tu vida toma más de lo que da? ¿Hay personas que te agotan? ¿Quién te frustra más que otros?

Haz un inventario de todas las personas que interactúan con en tu vida día a día. Añade un signo más (+) a aquellas personas que consideras positivas y un signo menos (-) al lado de los que te estresan, agotan o desvigorizan. Observa si puedes limitar conscientemente la cantidad de tiempo que pasas con los que te dejan abrumado y estresado. Al mismo tiempo, haz más planes con los que te ofrecen energía y traen alegría a tu vida. Recuerda que las relaciones interpersonales y la amistad es algo que se cultiva. No creo que haya personas tóxicas, pero en determinados momentos hay compañías que nos perjudican. Si tienes identificadas a estas personas, toma una decisión consciente de no hacer planes con ellos en un futuro próximo para evitar el estrés. Si no puedes, mira este artículo sobre cómo practicar la compasión en las relaciones interpersonales.

Personalizar tu forma de reducir el estrés

Para algunas personas, aliviar el estrés puede resultar como escalar una montaña o completar una dura sesión de ejercicios en el gimnasio; para otros, liberar el estrés implica creatividad y risa. Explora las posibilidades y descubre lo que funciona para ti. La próxima vez que note la tensión emergente del estrés, intenta realizar la actividad de manera diferente, con otra actitud, sonriendo, viéndola con humor, haz chisteS sobre ti mismo en esa situación… y mira si funciona suavizando tu respuesta al estrés. También puedes experimentar realizando pequeñas pausas con diferentes actividades y cuando encuentres una que funcione, que sea tu salida liberadora del estrés. Aquí tienes algunas ideas para ayudarle a empezar con su experimento:

  • Salir a la calle
  • Pasar tiempo con un perro o un gato
  • Ver o escuchar un pequeño sketch de comedia
  • Dar un paseo
  • Haga un poco de respiración consciente
  • Escucha un poco de buena música
  • Escucha un poco de buena música y baila
  • Pruebe con una meditación guiada. Nuestro curso gratuito de mindfulness tiene varias.
  • Dibuja o colorea
  • Vete a una clase de yoga
  • Cocina una deliciosa comida y disfruta en el mercado comprando los ingredientes
  • Recuerda una situación alegre y deja que la sensación se expanda mientras inhalas
  • Llama a un amigo positivo charla un rato o deciros cuatro tonterías

Contrata a un profesional

¿Estás estresado constantemente? ¿Te tomas todo en exceso? ¿Tus decisiones te llevan una y otra vez a una situación de estrés? Necesitas alguien que te acompañe en tu proceso de manejar y reducir el estrés. Si no puedes comprometerte por ti mismo. Busca la ayuda de alguien que semana a semana te marque pequeñas pautas que puedas integrar en tu día a día. Busca apoyo. Recuerda que trabajar en equipo es una buena forma de trabajar, y por qué no, el objetivo puede ser reducir tu estrés. En nuestra sección de Mentoring puedes informarte de cómo realizo el acompañamiento para reducir tu estrés, desactivar patrones, transformar creencias limitantes, reducir automatismos. Inténtalo un par de semanas. Repercutirá en tu calidad de vida, que es, a fin de cuentas, por lo que trabajas tanto ¿no?

Síguenos en Redes Sociales